Written by Andrés Fernando Castellanos Ojeda

LA IDOLATRÍA SE DEBE QUITAR DE NUESTROS CORAZONES

El Papa Francisco dice que reconocer su propia debilidad es la condición para abrirse a Dios para rechazar a los ídolos de nuestro corazón.

El Pontífice continuó su catequesis sobre el primer mandamiento del Decálogo, profundizando sobre la idolatría, con la escena bíblica del becerro de oro, que representa el ídolo por excelencia.

Y dentro de la catequesis surgen preguntas como ¿Qué es el desierto? “El desierto – afirma – es el lugar en el que reinan la precariedad y la falta de seguridad” donde no hay nada, “faltan el agua, la comida y el amparo”. Y ésta – evidencia el Papa – “es una imagen de la vida humana, cuya condición es incierta y no posee garantías inviolables”. Esta inseguridad genera en el hombre “ansiedades primarias”, como el comer y beber.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X