Written by Armando Ardila

¿Por qué un sínodo en la panamazonía?

En el mes de octubre, entre el domingo 06 al domingo 27, se realizará la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica en el Vaticano, convocada por el Papa Francisco.

Según expresó el Santo Padre, “el objetivo principal de esta convocatoria es identificar nuevos caminos para la evangelización de esa porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, frecuentemente olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también como resultado de la crisis de los bosques amazónicos, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”.

Más allá de ser un encuentro eclesial amazónico, el Sínodo Panamazónico  se enfoca en la iglesia universal y el futuro del planeta, refiriéndose en particular a medio ambiente e interculturalidad.

El tema a reflexionar será: “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, y los subtemas se encuentran detallados en el Instrumentum Laboris. Este documento de trabajo divido en tres secciones sobre  las culturas amazónicas, los problemas ambientales y económicos, y los enfoques pastorales para la Iglesia en la región, ha generado polémicas al mencionarse estudiar la posibilidad sobre la ordenación de ancianos casados de estas áreas remotas del Amazonas.

Esta ordenación excepcional, conocida como “Viri probrati”, se da de modo extraordinario sólo a hombres casados, pero con probada virtud y fidelidad a la Iglesia católica.  En lo que se refiere al  Sínodo Panamazónico, en el párrafo 129 del Instrumentum Laboris se señala: “Afirmando que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los Sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana”.

La importancia de ser “una iglesia con rostro indígena y amazónico” hace que se requiera crear medidas que sostengan la vida cristiana. “Me viene a la cabeza una frase de San Pablo VI: “Prefiero dar la vida antes que cambiar la ley sobre el celibato”.  Existiría alguna posibilidad (de cambiarla) para lugares remotos, como las islas del Pacífico. Es algo que se debe plantear cuando exista una necesidad pastoral, el pastor debe pensar a sus fieles“, dice el Papa Francisco.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X