La Pastoral Familiar busca impulsar, promover y aprovechar la evangelización integral de las familias, para que vivan su identidad y misión, como parte de la sociedad y de la Iglesia, según el proyecto de Dios, a partir de la propia experiencia de comunión familiar (Iglesia Doméstica) siendo así formadores de valores humanos y cristianos. También busca avivar el espíritu apostólico de todos los miembros de la comunidad diocesana, para que, inspirados en el ejemplo de Cristo y teniendo como centro a la persona en su situación concreta, impulse la Nueva Evangelización al servicio de la promoción humana, especialmente de los más pobres y necesitados; promueva la presencia de los valores evangélicos en la cultura y crezca el Reino de Dios en la realidad en que se vive.

El objetivo central es la evangelización de la familia de modo que los esposos en particular y la familia en general vivan en el Espíritu Cristiano y progresen en el camino de la santidad. Parte del objetivo es ofrecer orientaciones en la vivencia familiar, para llevar a todos la Buena Nueva del Sacramento del Matrimonio, para transformar la sociedad por obra de la evangelización humana y cristiana, así como para defender y promover la vida y el amor, como valores esenciales de la dignidad humana.