PROVINCIA ECLESIÁSTICA

Según el Código de Derecho Canónico:

431§

  • 1. Para promover una acción pastoral común en varias diócesis vecinas, según las circunstancias de las personas y de los lugares, y para que se fomenten de manera más adecuada las recíprocas relaciones entre los Obispos diocesanos, las Iglesias particulares se agruparán en provincias eclesiásticas delimitadas territorialmente.
  • 2. Como norma general, no habrá en adelante diócesis exentas; por tanto, todas las diócesis y demás Iglesias particulares que se encuentran dentro del territorio de una provincia eclesiástica, deben adscribirse a esa provincia.
  • 3. Corresponde exclusivamente a la autoridad suprema de la Iglesia, oídos los Obispos interesados, constituir, suprimir o cambiar las provincias.

El 3 de julio de 2004 la diócesis de Villavicencio fue elevada al rango de Arquidiócesis Metropolitana por medio de la bula Ad totius Dominici del Papa Juan Pablo II.

La jurisdicción de la Provincia Eclesiástica se extiende a las diócesis de Granada y San José del Guaviare, así como a los Vicariatos Apostólicos de Puerto Carreño, Puerto Gaitán, Puerto Inírida, Mitú y Leticia. La Diócesis de Villavicencio fue erigida como Sede Metropolitana de la Arquidiócesis número 51 del país y la misma decisión del Pontífice estableció que el primer Arzobispo Metropolitano de Villavicencio fuese Monseñor Octavio Ruiz Arenas quien era obispo de la hasta entonces Diócesis de Villavicencio.

El 30 de noviembre de 2007, el Papa Benedicto XVI nombró a Monseñor Oscar Urbina Ortega como segundo Arzobispo Metropolita de la Arquidiócesis de Villavicencio y asumiendo la sede el 26 de enero del año 2008.